Tu mirada suave acarició mi cara, 

Tu mano mansa se deslizó por mi pelo,

Tu beso tierno, en mi boca transmutó en 

Espinas de rosal y 

Me brotaron palabras de sangre carmesí. 

¡No quiero tu cariño!

¡Ámame apasionadamente!

.

Beso de Rosal
Silvana S.
(2010)

Las Cañitas, 24 de Octubre, 2010